Feb 04, 2016 Blog, Comunicación Offline 0 comentarios

Pienso. Luego escribo

Qué difícil es en este mundo de prisas pararse a pensar, ¡y qué necesario!. Hacerlo nos puede ahorrar tiempo, sí, como leéis. Tener las ideas claras nos permite avanzar más rápido y cometer menos errores, por lo que la tarea nos cunde el doble.

 

Para hacerlo todo más sencillo, vamos a basarnos en un ejemplo concreto que se puede extrapolar a otras muchas actividades. Imaginemos que pertenecemos a una asociación, hemos preparado un acto benéfico y necesitamos que se sepa. En pueblos pequeñitos que tienen algún medio de comunicación esta situación se resolvía haciendo una llamada de teléfono. Pero lo cierto es que los tiempos han evolucionado que es una barbaridad, hay un flujo de información tan grande que si deseamos tener la cobertura que merecemos hemos de hacerlo de forma ordenada y clara.

 

A lo largo de toda mi experiencia profesional he aprendido algo fundamental:

Al medio de comunicación se lo debemos poner fácil y rápido.

 

Tendremos más posibilidades de conseguir la repercusión que deseamos, en el sentido que elijamos, con el fin de obtener nuestro objetivo, llegar al público. ¿Cómo se consigue esto?, procurando ofrecer la información al periodista de manera muy clara para que valore que nuestra noticia merece la pena ser publicada, y ponérselo tan sencillo que apenas tenga que invertir esfuerzo en darnos cobertura.

writing-923882_960_720

No os podéis imaginar la cantidad de información que pasa por las manos de un periodista a lo largo del día, tanta o más que la que bombardea a cualquier ciudadano a través de internet, la radio, la tele, la prensa escrita… destacar nos costará más. Además… cuanto más claro se expliquen las cosas, mejor, así luego no nos llevaremos sorpresas cuando leamos o veamos nuestra noticia, y es que nosotros sabemos muy bien qué queremos decir… pero si no lo hacemos correctamente los demás probablemente no nos entiendan.

 

Dicho esto, vamos con el ejemplo de nuestro evento benéfico. Nos planteamos que vamos a enviar un mail colectivo a la prensa para que tenga conocimiento de ello, conseguir las direcciones de correo electrónico es relativamente fácil. Solo hay que mirar en los propios medios, suelen tener un apartado de “contacto” en sus webs y publicaciones impresas. Otra opción viable es ponernos en contacto con ellos a través de Facebook o Twitter.

 

¿Cómo escribimos ese correo electrónico?

Podemos contar sin más que tal día a tal hora organizamos tal evento:

 

La primera opción que se nos vendría a la mente sería escribirlo más o menos así:

Apreciados señores:

 Nos ponemos en contacto con usted para anunciarle que el próximo día XX de XXXXX, a las XX:XX h., la asociación XXXXXX organiza un acto solidario en el que se recaudarán fondos. Será en el lugar XXXXXXXX.

 

Este formato está muy bien, es correcto y sencillo. Pero… ¿probamos a ponerlo más claro?

De esta manera el periodista con un simple golpe de vista localiza lo importante siempre que quiera consultar y apuntar en su agenda ese evento para no perdérselo. Os propongo esta opción:

 

Apreciados señores:

 Desde la asociación XXXXXXXX queremos invitarle al acto solidario que organizamos a beneficio de XXXXXXXX.

 Día: XX de XXXXX de XXXXXX

Hora: XX:XX h.

Lugar: XXXXXXXXXXXX

  

Mucho mejor, ¿verdad? Sigamos pensando… esta notificación, por así decirlo, hará que el periodista se entere. Pero para poder publicar algo sobre nuestro evento necesita más información. ¿Se lo seguimos poniendo fácil? Pues claro, e incluso también será más cómodo para nosotros. ¿Cómo lo hago? Con un escrito más amplio en el que aportemos más datos, llamémosle… un comunicado. Este tipo de texto aumenta la información, pero no evita que quien se encargue de informar deba reelaborar y titular la noticia según su criterio profesional, destacando lo que a su entender es más importante. Además, tengamos en cuenta que de esta labor no siempre se encargan periodistas, así que cerremos las cosas lo más posible.

¿Rizamos el rizo? ¡venga, estoy animad@!. Pues escribamos una nota de prensa.

¡Oh, no, me da vértigo solo pensarlo!. Tranquil@, yo te ayudo. Para no aburrirte más… nos vemos en el próximo post, veremos cómo hacer una nota de prensa sencilla y efectiva.