Jul 28, 2016 Blog, Redes sociales 0 comentarios

¿Qué publico en las Redes Sociales de mi negocio?

 

Las Redes Sociales (RRSS) cuentan historias, esta es una de las claves de su éxito. Y las historias generan ese concepto tan usado y útil que en el marketing digital, el “engagement” o compromiso con nuestra audiencia. Es decir, generamos una relación especial con personas que pueden convertirse en clientes y, por tanto, incrementaremos las ventas de nuestro negocio.

 

Pero como las buenas relaciones, el “Engagement” no es algo que se consiga de forma inmediata. Es un trabajo que lleva mucho tiempo… y en el ámbito de la empresa, también mucha “ciencia”. Si queremos que nos sigan, y nos compren, tenemos que merecérnoslo ofreciendo algo a cambio.

 

que-publico-redes-socialesA través de las redes sociales el incremento de las ventas se produce en su mayor parte a medio y largo plazo. Cuando hemos conseguido generar una relación consolidada con nuestra audiencia, cuando conectamos de verdad con ella para que nos sigan fielmente, entonces es más fácil la venta directa, es decir, que pongamos un producto en una de nuestras redes sociales y consigamos al menos que una persona nos lo compre.

 

A lo largo de este artículo te pondremos varios ejemplos prácticos, para que te puedas hacer mejor una idea. Nos hemos fijado en grandes marcas, y también en el pequeño y mediano comercio. Estamos seguros de que lo harás fenomenal por ti mism@, pero si necesitas ayuda o no tienes tiempo de encargarte de tus redes sociales, en Catuven, Tecnologías de la Información podemos ayudarte.

 

¿Qué busca el público en las redes sociales de nuestro negocio?

Busca historias reales, conocer y ver como son de verdad los productos y servicios que le ofrecemos. También quieren información que les sea útil, contenidos que les conmuevan y toquen la fibra sensible… los sentimientos y las emociones mueven el mundo, también las ventas.

 

A través de Facebook, Instagram, Twitter, Pinterest, Youtube tenemos la oportunidad de mostrar cómo es el día a día de nuestro negocio, y que detrás de él hay personas (profesionales) que escuchan y atienden las necesidades de las personas (clientes).

 

Aquí te ponemos el ejemplo de Optimil Tarancón, un centro óptico en cuyo Facebook se puede ver a sus dos propietarias, Bárbara y Pilar, haciendo tareas cotidianas, entre otros muchos y diversos contenidos.

La magia de las redes sociales consiste en hacer que parezca improvisado lo que realmente lleva detrás un importante trabajo de preparación y programación. Trasladar nuestro día a día no quiere decir que publiquemos a cualquier hora y de cualquier manera, todo debe responder a una estrategia y un relato. A través de lo que posteamos (fotos, vídeos, textos, enlaces, artículos de nuestra propia web, respuesta a los comentarios…) los usuarios se forman una imagen nuestra muy determinada, así que mejor que por nuestra parte sepamos cuidarla.

 

Ideas para publicar contenidos en mis redes sociales

Lo primero que has de tener en cuenta es que cada red social tiene su propia lógica, su público y sus horas de mayor audiencia. Es decir, es preferible diferenciar contenidos en función de la plataforma en la que los vayamos a postear.

 

Habrás comprobado, por ejemplo, cómo algo que publicas en Instagram no funciona de la misma manera en Facebook, no obtiene las mismas reacciones. Por eso nosotros particularmente no somos muy partidarios de enlazar las dos redes sociales. Es preferible, en nuestra opinión, centrarse en las redes sociales que nos dé tiempo atender, y preparar buen material personalizado para cada una de ellas.

 

Este ejemplo es de la cuenta de Instagram de Moda Infantil Made in Spain:

 


Segundo, y muy importante también, salvo que tu producto o servicio suscite offline auténtica devoción, diversifica contenido lo más que puedas y no “atosigues” a los usuarios solo con imágenes de los artículos que vendes. Tus mismas marcas las pueden tener otros establecimientos de la competencia, así que potencia lo que te diferencia como profesional y cuenta cómo eres y cómo trabajas.

 

Ahora sí, aquí van unas cuántas ideas de contenidos para que publiques en las Redes Sociales de tu negocio:

  • Comparte imágenes del día a día de tu negocio, pequeños detalles que humanicen tu marca. Las fotos en las que aparecen los profesionales que están detrás de cada empresa consiguen mucho más éxito que las de los productos.
  • Muestra tu producto, especialmente si es algo que el cliente no encontrará en otro establecimiento porque sale de tus propias manitas. Por ejemplo, una pastelería, una modista, un artesano del cuero…. Pero haz buenas fotos. A veces te vendrá bien recurrir a un profesional, otras será mejor que las hagas tú mism@ porque transmitirán más sensación de realidad y calidez.
  • Si vendes artículos que fabrican otras firmas y podrían encontrarse en cualquier otro establecimiento, diversifica contenido y potencia lo que te diferencia, que también podría ser el precio. Mide muy bien la cantidad de veces a la semana que posteas y el número de imágenes y artículos que muestras. Evitarás la sensación de agobio y atosigamiento en los usuarios. En las RRSS buscamos que nos vendan menos y nos emocionen más.
  • Ofrece información de interés relacionada con tu sector. No te excedas en la venta, muéstrate como un auténtico profesional que da consejos útiles. Por ejemplo, si tienes una óptica… cuenta cómo evitar el picor de ojos o da consejos (sin venta de producto) para proteger determinadas dolencias. Si cuidas niños, aprovecha tu experiencia para orientar a los padres en determinadas materias con el fin de que vuestros consejos les puedan ser útiles en casa.
  • En lugar de publicar 10 o 20 fotos de acontecimientos o actividades relacionadas con tu negocio porque quieres que aparezcan muchas personas que asisten a los mismos, plantéate grabar un vídeo. Cada vez las cámaras de los móviles tienen mejor resolución y es muy fácil subir lo que grabes a tus RRSS. Recuerda que los vídeos son los que más visitas y reacciones generan entre los usuarios.
  • Selecciona las fotos que publiques, no compartas indiscriminadamente cinco o seis imágenes que hagan referencia a una misma cosa. La persona que visite nuestras RRSS desconecta cuando ve siempre lo mismo. Cúrrate bien una o dos imágenes en lugar de publicar de golpe todas las pruebas que has hecho sobre un producto que vendes, por ejemplo.

Sé original en tus publicaciones, y siempre que sea conveniente porque “venga a cuento” introduce un toque de humor, como hace el Complejo Enoturístico La Estacada en este ejemplo de su cuenta de Twitter:

Cinco consejos rápidos para conseguir “Engagement” y conectar con nuestros clientes actuales y potenciales:

  • Utiliza un lenguaje cercano y afectuoso cuando publiques. Eso sí, evita las vulgaridades, no escribas todo con mayúsculas y ten en cuenta que te diriges a un público que en las RRSS busca emociones y no tanto venta. Conecta con tus clientes actuales y potenciales hablándoles de tú a tú, pero con educación y amabilidad. Relaja el tono, no escribas con excesiva formalidad porque eso genera distancia.
  • Piensa realmente en qué te gustaría ver a ti como usuario en las RRSS de un negocio y no solo en lo que quieres vender como empresa. Para vender más, ponte en el lugar de tu posible cliente.
  • Intenta generar conexión con el público apelando a su participación en tus publicaciones. Lanza preguntas, deséale un gran día, agradécele su fidelidad y sus compras…
  • Contesta amablemente a todas las personas que dejen un comentario sobre tus post. Hazlo especialmente cuando realicen una crítica hacia tu empresa, la amabilidad desarma el agravio y el cabreo. Trata de dar solución real al problema que te planteen pidiendo que por privado te cuenten su queja para poder resolverla lo antes posible.
  • Acuérdate de las fechas importantes para tus clientes y tenlas en cuenta en tus publicaciones: la Navidad, las vacaciones, las fiestas del pueblo, los periodos de rebajas… Felicítales y muéstrales tus mejores deseos.

 

Aquí van unos cuantos ejemplos de “Engagement” de grandes marcas, ellas lo tienen más fácil porque antes de las Redes Sociales ya consiguieron tener un público fiel y gastaron ingentes presupuestos en campañas de publicidad y marketing offline. Pero estas publicaciones creemos que te servirán de inspiración. Observa el número de compartidos, comentarios y “Me gusta” que tienen: